Fútbol

Fede Navarro: “trato de ser siempre como soy”

Descansando, disfrutando de la familia. Los pies siempre sobre la tierra, responde mensajes en Instagram como lo hacía hace un par de años, las luces a Federico Navarro no lo encandilaron. El oriundo de Frontera, actual volante central de los Chicago Fire en la liga de Estados Unidos estuvo mano a mano con DSP.


Abrió las puertas de su nueva casa, en el mismo hogar en el que vive con sus padres y hermanos. Nos recibe junto a Lourdes, su flamante esposa mientras la madre termina de pasar el piso dejándolo reluciente y una de las hermanitas juega con el celular debajo de la camiseta número 11 de la Selección Argentina.

Su sencillez es la misma que cuando corría por la cancha en Deportivo Sebastián, como cuando se fue a la pensión de Talleres y cuando más de 30 mil personas coreaban su nombre en el estadio “Kempes”. Fede es Fede, el mismo pibe que nació hace 21 años es Frontera y que hoy deslumbra con su juego en los Chicago Fire, de la MLS de Estados Unidos.

“Viene de familia, como te criaron, trato de ser siempre como soy, sabiendo que las cosas siempre cuestan mucho, a nosotros nos cuentan las cosas el doble y me mantengo en esa línea”, le dijo a DIARIOSPORTS.

Fede Navarro con su esposa Lourdes.

Con la remera de Michael Jordan, no podía ser de otra manera. Le gusta el básquet y fue a vivir a la tierra del mejor jugador de todos los tiempos. Federico Navarro está disfrutando de sus seres queridos, aprovechando el receso en USA, regresando a Argentina por primera vez desde aquel movido agosto en el que le salió la oportunidad de emigrar.

“Fue todo muy rápido, se dio de un día para el otro. Yo tenía pensado irme en diciembre, sería ahora, pero un día me llamó el representante y me dijo que había muchas chances de irme. Yo tenía la cabeza puesta en Talleres hasta fin de año, se dio todo muy rápido. Recién ahora estoy cayendo un poco más de todo lo que estoy viviendo”, comentó.

La adaptación a una nueva cultura

“Había viajado con Talleres, pero por Sudamérica nomás, ahora fue un cambio grande desde lo cultural, pero por suerte me encontré con un plantel excelente, con muchos latinos que me ayudaron a la adaptación. Estaba en toda la locura que es Talleres, con lo hermoso de su gente y ahora es totalmente distinto, yo extrañé todo eso al principio, el día a día de estar en Córdoba con todo el cariño, pasé de tanto a nada”

“Nosotros somos de querer cosas nuevas siempre, de que toque donde toque íbamos a ir, nos pudimos adaptar rapidísimo a la ciudad, al principio costó el idioma, pero ya estamos mucho mejor. La ciudad es hermosa parar vivir, es muy segura”.

“Bajé mucho de peso porque me costó la comida, estaba acostumbrado a la dieta en Talleres y algunas comidas no me gustaban, pero ya estamos más adaptados, fuimos acomodando y nos cocinamos mucho”.

La experiencia NBA

“Fui a ver la NBA, estábamos en la cuarta fila, fue increíble. Me gusta mucho el básquet, es una locura todo el show, verlo por la tele ya me atrapaba, pero en vivo es increíble ver a esas figuras. Compramos los tickets, en el club te los consiguen, pero nosotros como recién llegábamos, no quisimos pedir, los compramos y fuimos. La pasamos muy bien, es todo un show, eso mismo lo llevan al fútbol, antes de jugar nosotros se monta todo un espectáculo que a la gente le gusta mucho”

El fútbol de Estados Unidos

“Me sorprendió muchísimo el nivel, se habla acá que no es muy competitiva, pero el ritmo que se juega, la calidad de jugadores es muy buena. Creo que de acá a dos o tres años será una potencia en el fútbol como lo es Europa, es de buen pie, de esquemas muy arriesgados. Me tuve que ir adaptando al ritmo de la liga, en los últimos seis partidos pude levantar mi nivel al que quería, arranqué jugando de 5 solo, más cerca de los centrales y yo venía estando acostumbrando a presionar más arriba. Me sirvió mucho y pude encontrar el nivel”

El sueño de la casa propia

El esfuerzo da sus frutos, perseverar y nunca olvidarse de las raíces. Federico Navarro a esas frases las tiene de cabecera, hace muy pocos días pudo cumplir uno de sus sueños, comprar una casa para que sea el hogar de su familia, de él, de su señora.

“Siempre mi sueño fue darle estabilidad a mi familia, esto sigue siendo una motivación para seguir adelante, más ahora que estoy formando mi familia porque nos casamos antes de viajar a Estados Unidos, lo veníamos a hablando y se dio. Mi señora es joven también, tiene que terminar de estudiar y después veremos de agrandar la familia. Yo conocí la casa ahora que llegué, la había visto por foto. Se dio esta oportunidad, le queda más cerca el laburo a mi viejo, es crecimiento y mi familia está cómoda, así que eso me da tranquilidad”, comentó.

Volver

TE PUEDE INTERESAR

error: